≪ Actualidad

ZONA MIXTA (ÁLEX CORTELL Y ALFARO)

afoto novedad

Álex Cortell y Jesús Alfaro fueron los encargados de mostrar sus impresiones de lo sucedido en zona mixta. El de Moncada expresó que, pese a la derrota, el síntoma del vestuario es el de un grupo comprometido y que no tira la toalla. Todo lo contrario. Por este motivo, subrayó que ahora toca "pensar en el próximo partido e intentar luchar hasta el final". "Creemos en nosotros y estamos a muerte con el entrenador y el cuerpo técnico. Vamos a pelear hasta el final porque tenemos plantilla y ganas de conseguir algo bueno", dijo en tono de confianza. 

El delantero, que marcó su cuarta diana con el Deportivo, invitó a que los aficionados del Deportivo les animen en El Collao "porque para nosotros es muy importante". "Ganando los cuatro de casa vamos a tener opciones y seguro que fuera haremos mejores partidos que el de hoy, que no ha sido malo del todo pero ellos han tenido más acierto", especificó.

Del duelo en tierras baleares, aseguró que había sido "una pena porque sabíamos lo complicado que era ponerse por delante en este campo y contra este equipo". "Si hubiésemos tenido más tranquilidad en los últimos metros, podríamos haber hecho más daño", detalló. 

Alfaro, por su parte, destacó que "después de hacer lo más difícil fuera de casa, una genialidad de ellos ha propiciado el empate". "En la segunda parte no hemos estado muy bien y no se han materializado las ocasiones", añadió. Ahondando un poco más en el encuentro, el onubense indicó que "en la primera el equipo estuvo bien, con dos ocasiones más además del gol. El equipo lo ha pasado peor en la segunda parte, excepto el gol que viene de una serie de rechaces en el área", aseveró. 

Según Alfaro, una de las claves del choque fue la finalización. "El partido se ha decidido por el acierto. Quizá nosotros hemos creado más que ellos, pero no las hemos materializado. No nos han generado excesivo peligro", declaró. Con esos argumentos, para el referente del Deportivo el empate habría sido "lo más justo por lo visto en el terreno de juego". Por ello, admitió que se quedan "con un sabor agridulce". Asimismo, subrayó que "el acierto nos ha condenado". 

Alfaro también tuvo palabras para la masa social blanquiazul: "Poco hay que decirle a la afición. Quedan siete partidos e iremos a por los 21 puntos en juego", manifestó. Por otro lado, el futbolista enfatizó que "no tienen que importarnos los resultados, si no estar bien nosotros. Hay que ser ambiciosos y lucharlo todo". 

En cuanto al impás del calendario y los días que habrá para planificar el retorno a la actividad competitiva, señaló que "el parón viene bien para reflexionar y todo el mundo tiene que arrimar el hombro".